Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

...de la ausencia infinita de rastrojos.

Me embelesan las explosiones. Que todo salte en mil trozos, brille, arda, como en los fuegos artificiales. Me apasiona y me da vergüenza el drama de las explosiones. Drama porque no se desvanecen, no, eso no va con ellas, revientan. En mil pedazos.
Lo que no me gusta de las explosiones es la calma chicha del post acto. La tranquilidad vacía hasta de forma. Y es que si algo revienta, casi se desintegra, da paso a un campo pelado, quemado y hasta los topes...