Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Sum mer.

Hacía algo así como dos años que no sentía el pelo caer por la espalda. Quien quiera que inventase el corte de pelo a lo garçon para las chicas era una salvaje. Una lunática. O lunático. En fin, un loco o una persona sin terminaciones nerviosas en donde el culo recupera su casto nombre.

Desnúdate, pero no te quites la ropa.

Te veo a oscuras en el décimo piso de un lugar ajeno, en un país ajeno. Ni mi casa ni la tuya. Y en realidad la de nadie. Si me preguntases cómo he llegado a este momento no sabría responderte. Quizás me quedaría en blanco y pediría el comodín de la llamada. Pero no me lo preguntas y aquí estamos. Tú y yo. Mano a mano.
Me pasaría más horas hablando contigo de las que hace que te conozco. Pero da igual, dicen que mañana nada de esto habrá pasado.

Ahora me acuerdo. No sé tu nombre. Y no, mientras estés delante no es necesario.

Für meine Kartoffel.

Créeme que eres un cristal que según la luz que filtre proyectará una cosa u otra. Tienes miles de muescas que te ha hecho la vida y otras tantas que venían de fábrica. Tienes manchas, pegotes, rayas y mil cosas más.

La luz es la mirada del otro. Que sólo es capaz de ver la proyección. Y no es tu culpa, ni mi culpa, ni la de nadie que vea algo que no le guste, quizás su luz es demasiado tenue o demasiado fría. Pero el hecho es que simplemente no encajas en su visión de la vida.

Así que píntate una raya más y repítete que esta no va a ser la última vez y que no te importa. Dime si no te sientes viva. Porque la vida es esto, los altos y los bajos. Todo sentimiento fuerte aunque sea malo es un impulso, así que aprovecha éste. No lo dejes estancado y permite que te lleve. Que te lleve incluso si el destino es el siguiente montón de la más absoluta mierda.

Porque, ¿Sabes? Cuando la vida se mantiene estancada y nada pasa, sólo el tiempo, hasta la mierda sabe a gloria.