Ir al contenido principal

Puipi.

El señor pollo es mi periquito. Es azul, ligeramente rellenito y tiene aires de dictador nazi. Cuando se dedica a dar órdenes desde lo alto de su jaula lo llamamos Führer pollo, pero hoy he decidido llamarlo Puipi.
Es por el ruidito ese raro que hace cuando pía, nada especial. Ahora mismo lo está haciendo, aunque por el énfasis que le pone podría estar arengando tropas, ejércitos y ese tipo de cosas. A falta de cetro, golpea su pico contra los barrotes, con furia, enfatizando cada una de sus palabras.
Sin embargo, pudiera ser que, debido a su origen tropical, hubiese descubierto un nuevo ritmo caribeño y lo estuviese probando ante mis pobres y maltrechos oídos. Esto, señores, me temo que continuará siendo un misterio.
Lo que realmente me preocupa es una costumbre que ha adquirido hace poco. Fürer pollo se coloca en la entrada de su jaula, culo dentro, pico fuera, patitas agarradas al borde del precipicio, plumas erizadas y mirada de inocencia pollil.
Ciertamente una versión en miniatura de, digamos, Napoleón Bonaparte, me acecha desde un rincón de mi cuarto. Su mirada se clava en cada uno de mis movimientos a lo largo de la habitación. Su apariencia adorable no engaña, al menos a mí no, führer pollo planea algo. Y algo gordo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Salamanca,

que enhechiza a voluntad de volver a ella a todos los que de la "apacibilidad" de su vivienda han gustado.

Ayer me volvieron a liar. El típico plan de "cerveceo de tranquis" que se desmadra y que acaba siendo "cachis en el pani". Ahora ando entre maletas y planteandome hasta que punto es necesario llevarme el portátil. De todas formas este no es el caso.
Hace tres años que vivo, sobrevivo (si se tiene en cuenta el frío) en esta ciudad cuya tradición universitaria tiene más años que tú, yo y el apuntador juntos. Cuando yo termine la carrera todo seguirá igual que cuando empecé, ya que si hace 40 años ya estaba así (de ello da fe mi padre), dentro de 40, exceptuando el nombre de algunos bares, todo seguirá igual.
La gente seguirá considerándose avanzada a su época, vestirá moderno, irá a bares con música moderna, se agobiará antes de exámenes, y se encerrará en las bibliotecas, se enamorará y se desenamorará, se emborrachará y saldrá los martes, los jueves, lo…
Y si estuviera allí la luz aún se colaría entre las persianas. Puede que sintiese calor, un hormigueo en la punta de los pies que abrazase mis tobillos y se colase como agua de lluvia por mis piernas. Y si estuviera allí. Si estuviera allí las gotas habrían ya, hace mucho, mojado la tierra y desde la terraza de un tercer piso alguien inspiraría y pensaría que las tardes de mayo, si están mojadas, merecen más la pena. Y si estuvieras aquí al menos el aire bárbaro que me hace nudos en el pelo te revolotearía a ti también y entonces sería más brisa y menos viento. Pero no lo estás y el aire va en ráfagas de mano con la lluvia, moja la tierra con tanta fuerza que hace daño y las nubes son caos y el cielo es caos y yo soy caos y tú, tú no sé si lo serás. Pero tendría sentido porque para mí no hay nada más bello...

Se busca

Se busca un saludo que dibuje una sonrisa. Se busca un alto. En el camino se busca acompañamiento de noches, velas, mosquitos y sombras. Se busca risa, se busca... En la quietud de la noche se busca silencio y dos o tres palabras pronunciadas bajo. O pronunciadas alto, pero se buscan. Que roja sea la tarde cuando se busque inquietud anticipada. Se buscan emociones fuertes. Se buscan estrellas y se buscan alineadas. Astros, planetas, alineados también. Se busca catarsis y falta de aire y espacio en el pecho. Asombro, se buscan coincidencias tejidas, enredadas y enrevesadas, se busca dieta por falta de ganas. Se busca fuego, quemarse y arder de madrugada atónitos ante el espectáculo. Se busca. Te busco. Y espero.